Se implantará un algoritmo para comprobar que las horas extras se pagan correctamente.

El registro horario sigue trayendo quebraderos de cabeza a los empresarios.

Se cumplen tres años de la entrada en vigor de la normativa, correspondiente a la obligatoriedad de las empresas y trabajadores a realizar un registro de jornada. En este sentido, los españoles trabajaron 27 millones de horas extras al mes, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Cabe añadir que, de estas 27 millones de horas extras, 2,9 millones de horas a la semana fueron gratis. La ministra de Trabajo Yolanda Díaz anunció la puesta en marcha de un novedoso algoritmo que ayudará a los inspectores a poner la lupa sobre los excesos de jornada no fiscalizados, que ni se pagan ni cotizan.

En línea con el cuidado de la salud mental de los trabajadores, cumplir con los horarios se ha convertido en un tema central. Así mismo el aumento de conflictividad en este punto es notable. En 2021 hubo al menos 1.996 resoluciones judiciales en el orden laboral que incluyeron el término “horas extraordinarias” y “registro”. Este número es sustancialmente superior al que hubo en 2018, correspondiente a 1.478 resoluciones.

Desde la entrada en vigor de la nueva normativa en 2019, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha impuesto un total de 3.713 sanciones en materia de registro de jornada. De este modo, se han recaudado casi 5 millones de euros en sanciones para empresas incumplidoras, según fuentes del Ministerio de gobierno.

Conflicto con las horas extras

La presidenta del Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, valor que “el registro horario ha facilitado la vigilancia de las horas extras por parte de la inspección. La normativa ha supuesto un instrumento válido y eficaz para desenmascarar irregularidades en el descanso entre jornadas. También en el descanso de fin de semana o prolongaciones de jornada que no se han remunerado. La Secretaria de Acción Sindical y Empleo de CCOO, constata que los horas extras siguen sin declararse y que se realizan en exceso en demasiados casos. Entre 2018 y 2020 se amplió la jornada a 72.945 contratos a tiempo parcial por fraudes detectados por los inspectores. Sin embargo, la nueva normativa sigue generando ciertas dudas entorno a la posibilidad de controlar las horas extras mediante la validación posterior del jefe.

Horario flexible

El auge del teletrabajo ha supuesto un factor de dificultad en conciliar la mayor flexibilidad que exigen los trabajadores con el control rígido del tiempo de trabajo. La proliferación de jornadas flexibles y de relaciones laborales de carácter especial son dos de las cuestiones que más dudas levantan. La principal queja surge de la ingente cantidad de sectores, actividades y empresas que presentan peculiaridades. No es lo mismo una tienda de ropa abierta al público que una firma de auditoría.

Registros fiables

Otro de los focos de conflicto radica en garantizar la fiabilidad del registro. A lo largo de estos últimos tres años, se han encontrado con herramientas de registro que no cumplen con los requisitos que marca la ley. Pueden ser modificadas con posterioridad al registro de la jornada. También se han detectado empresas que no realizan diariamente el registro, lo que pone en duda la fiabilidad del sistema.

En la misma línea, los registros de horarios obligatorios se han implantado en la mayoría de las empresas. Sin embargo, los pequeños negocios aún encuentran mayor dificultad para el cumplimiento de esta obligación. Cabe añadir que esta situación se suele dar cuando no hay representación sindical o los empresarios no cuentan con herramientas digitales para realizar esta tarea.

Es importante tener en cuenta que carecer de un registro de jornada puede implicar la inversión de la carga de la prueba contra la empresa de un posible pleito. Esto deja la puerta abierta a un alud de reclamaciones por horas extras que pueden traer consecuencias económicas de mayor calado que las multas de la inspección.

Antecedentes

Teletrabajo:

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha dictado que el registro salarial puede no ser suficiente para probar las horas extras. En su resolución, el tribunal se niega a reconocer el exceso de jornada computado por una empleada que durante el teletrabajo afirmaba trabajar tres horas diarias de más, pero que, en la oficina, cumplía la jornada.

Papeles:

Una copia del horario no es un registro de jornada. Si la anotación se realiza en papel, debe archivarse para garantizar posibles consultas. La Audiencia Nacional recientemente condenó a Ferrovial Servicios a implantar un sistema de registro de horario efectivo, que refleje verdaderamente las horas trabajadas de sus empleados. La empresa utilizaba una hoja de firmas y cuadrante de llegada de los trenes como formas de control.

Excesos:

Los jefes tampoco pueden aprovechar la implantación del registro de jornada para modificar condiciones laborales. Así lo rectificó la Audiencia Nacional en 2021. Condenó a una compañía que dejó de computar los viajes como tiempo no efectivo de trabajo con el nuevo registro de jornada.

Si desea obtener más información sobre las cuotas de autónomos o realizar cualquier trámite en materia laboral y Seguridad Social puede contactarnos o enviar un correo a nuestro correo de contacto: contacto@gabinetlaboral.com.

Fuente: Cinco Días

Horas extras y registro de jornada de los trabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.