La inflación escala hasta el 9'8% en marzo. La mayor subida desde 1985.

La inflación escala hasta el 9'8% en marzo. La mayor subida desde 1985.

Las subidas, pese a ser mayormente generalizadas, se concentran en combustibles, electricidad y alimentos. El Gobierno estima que un 73% se debe a la guerra de Ucrania.

Las consecuencia del conflicto entre Ucrania y Rusia ya se notan en el bolsillo de los ciudadanos. Si bien la inflación ya estaba en en niveles descontrolados antes del conflicto, en marzo se ha disparado de forma considerable. El IPC ascendió al 9’8% interanual, según el avance del IPC publicado por el INE.

Los datos confirman que la subida registrada este mes es la más alta desde hace más de 40 años. Concretamente, desde mayo de 1985. Las predicciones son pesimistas ya que, en caso de prolongarse el conflicto, este índice podría seguir aumentando. Según estimaciones del Ministerio de Economía. “Un 73% de la subida se debe al impacto de la invasión en Ucrania sobre los precios de la energía y los alimentos”.

El gobernador del banco de España, Pablo Hernández de Cos, advirtió que “marzo será especialmente negativo con un repunte de la inflación muy significativo”. Algunos pronósticos prevén una inflación media del 6,8% anual, lo que significa que se mantendrá en niveles muy elevados durante meses.

El conflicto en Ucrania disparó el índice que en 2021 ya era notablemente alto

La subida hasta el 9,8% se debe a la escalada del precio de la electricidad y los combustibles, que el conflicto ha disparado, y al encarecimiento de las materias primas, como consecuencia de los efectos económicos que ha reportado la pandemia.

En febrero, el precio de la luz se disparó un 80,5% y los combustibles un 52%, y cabe añadir que para ese momento no habían empezado a notarse los efectos de la guerra.

Según el INE, los motivos que han provocado la subida del 9,8% se debe a las subidas “generalizadas” en la mayoría de sus componentes, destacando principalmente la subida de precios de la electricidad, los carburantes, los alimentos y las bebidas alcohólicas.

En este sentido, la inflación llevaba unos meses al alza, como consecuencia de la escalada de precios de la energía y por la crisis de suministros. Sin embargo, la guerra en Ucrania está provocando que el precio de la energía suba aún más. Esto podría provocar que los precios de la energía aumentaran de forma continuada.

La inflación subyacente se sitúa en el 3,4%

A lo largo del 2021, la inflación subió en septiembre un 4% y en octubre un 5,4%, en noviembre llegó al 5,5% y en diciembre se disparó hasta el 6,5%. Ya en el año 2022, la subida en enero fue del 6,1%, algo inferior a la de diciembre de 2021. Sin embargo, en febrero repuntó hasta el 7,6% y en marzo se registró el índice más alto des de el 1985.

Con el estallido de la guerra y el agravamiento de las tensiones en los mercados energéticos, el precio del petróleo podría mantenerse en los 120 dólares durante lo que resta de año. Lo que provocaría la continuidad del aumento de precios durante los próximos meses.

La inflación afecta al precio de la gasolina

Según Hernández del Cos, la dependencia europea de las materias primas “genera un incremento de precios que afecta negativamente a la economía”.

Respecto a la inflación subyacente, la cual no tiene en cuenta alimentos no elaborados y productos energéticos, por su volatilidad, aumentó en febrero seis decimas, situándose en el 3,4%.

Si desea realizar cualquier trámite en materia laboral y Seguridad Social puede contactarnos o enviar un correo a nuestro correo de contacto: contacto@gabinetlaboral.com

Fuente: Business Insider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.