Las pensiones bajarán y vuelven los convenios sectoriales

Las pensiones bajarán y vuelven los convenios sectoriales

El jueves se conoció que los más perjudicados serán las rentas altas. Su cotización subirá el 1,5 por ciento anual durante más de una década a partir de 2023, más del doble que el resto de los trabajadores con el objetivo de mejorar las pensiones.

Los Presupuestos incluían un alza del IRPF para las personas con ingresos superiores a los 300.000 euros anuales.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, estima que la reforma de Escrivá incrementará en más de cuatro puntos sobre el PIB el gasto (unos 50.000 millones adicionales) hasta 2050, mientras que la subida de las cotizaciones aportará unos 33.000 millones, según los cálculos de Escrivá, lo que dejaría una diferencia de 17.000 millones.

La pensiones no están garantizadas. A Escrivá le faltan 17.000 millones por lograr hasta 2050

La Comisión Europea recomienda que las reformas de las pensiones y laboral se alcancen con el consenso de la patronal. Pero fuentes cercanas al comisario de Economía, Paolo Gentiloni, aclararon que se trata sólo de una recomendación, no de una exigencia que deba cumplirse a rajatabla. 

Sánchez tienen manos libres, en realidad, para reformar el mercado de trabajo sin contar con ellos. Lo lógico es que ofrezca algunas concesiones, como la conocida esta semana en contratos temporales, para intentar alcanzar su apoyo. Los empresarios lo saben, por eso su intención es mantenerse en la mesa de negociaciones, para evitar decisiones irreversibles sin su visto bueno.

Fuentes de la negociación confían, no obstante, en que al final, se produzca algún tipo de entendimiento respecto a las pensiones. El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, sería uno de los interesados en alcanzar un compromiso, porque el año que viene se enfrenta a la renovación de su cargo, y el apoyo por parte de las grandes empresas es vital y en muchas ocasiones depende del Gobierno.

Onur Genç, CEO de BBVA, gana poder sobre el presidente y se convierte en el intocable del banco

El punto controvertido está en los convenios sectoriales. Las empresas medianas y grandes los cumplen. El problema está en las pequeñas, ya que muchas no tienen representación sindical. En España hay poco más de tres mil empresas medianas y grandes a partir de 200 trabajadores y más de tres millones de pymes y micropymes, que no llegan a diez empleados.

Una de las soluciones que se apunta pasaría por extender los convenios colectivos a las pymes. Con lo que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, podría salir ganando, con el apoyo de los sindicatos. Mientras que Garamendi también salvaría su compromiso gracias a la introducción de una cláusula de descuelgue de estos convenios para las empresas en dificultades, como existe en la actualidad, aunque habrá que concretar las condiciones de nuevo. Gobierno y patronal superarían así el escollo de las negociaciones ante Bruselas.

personas mayores que cobran las pensiones

Todos dan por hecho que Sánchez se saldrá con la suya de nuevo para poder seguir contando con el apoyo de Yolanda Díaz. Por lo menos hasta finales de 2022 o quizá hasta que termine la presidencia española de la UE, a mediados de 2023.

El pacto con Díaz para poner fin a la guerra de las vicepresidentas fue dejarla al frente de las negociación laboral y las pensiones, aunque los documentos que presente tienen que ser supervisados antes por el equipo de Calviño. Sólo en caso de disputa, es el presidente el que tienen la última palabra.

El incremento de casos de Covid preocupa pero no la tasa de vacunados es alta

La vicepresidenta primera y ministra de Economía será luego la encargada de convencer a Bruselas de que el acuerdo respeta los requisitos exigidos para desembolsar los fondos. El plazo para alcanzar un compromiso es amplio, puede extenderse hasta marzo, ya que hasta ese mes no se aprobará la segunda tanda de fondos por 12.000 millones. Para entonces, el Gobierno ya debería haberse gastado los 19.000 millones de la primera fase y la recuperación debería encontrarse en marcha.

El mayor inconveniente a la vista es que la sexta ola obligue a imponer restricciones en la apertura del pequeño comercio. España es uno de los países europeos con una tasa de vacunados más elevada, en torno al 90 por ciento.

El otro obstáculo, que podría frenar en seco la recuperación, es el encarecimiento del coste de financiación de la deuda pública. En octubre alcanzó el 122 por ciento del PIB. El Gobierno, que presupuestó una cifra un 4,6 por ciento inferior a la de este ejercicio para hacer frente a los compromisos de la deuda. Confía en que las subidas de tipos no se produzcan en un plazo de dos años. Después de las recientes declaraciones de la presidenta del BCE, Christine Lagarde. El período coincide con los plazos que maneja el gobernador del Banco de España.

Así es la hoja de ruta que maneja el Gobierno. A los empresarios, con Bruselas de perfil, sólo les queda resignarse y esperar a que la inflación escampe y lleguen mejores momentos. Malos tiempos para la lírica.

Si desea realizar cualquier trámite en materia laboral y Seguridad Social puede contactarnos o enviar un correo a nuestro correo de contacto: contacto@gabinetlaboral.com

Fuente: El Economista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.